– Este tema musicalmente nació en la casa de Leo y la historia también. Como siempre estaba armada la canción con la melodía. De entrada nos parecía que esa melodía y el armado de la canción transmitían cierta grandilocuencia o cierta épica pero al mismo tiempo nos parecía que expresaba un lamento porque al comienzo la voz es prácticamente un susurro. Entonces nos propusimos conjugar esas sensaciones contradictorias que nos transmitía el tema.
– ¿Y qué salió?
– Bueno, nos dimos cuenta que en esa melodía incipiente entraba muy bien la frase que dice “persuadir a Dios” y empezamos a rondar sobre esa idea. Dios, el Diablo, la inmensidad, la eternidad, conceptos así que son universales. Nos quisimos meter con eso a ver qué pasaba. Además, Dios y el Diablo son personajes que aparecen muy seguido en la historia del rock. Alguna vez el rock se propuso eso, ser más grande que Dios y más vivo que el Diablo. Nos parecía una buena idea para este tema. Dentro de esa grandilocuencia que imaginábamos nos pusimos a pensar cómo sería la idea de alguien que es capaz de persuadir a Dios o engañar al Diablo, como dice. Creamos ese personaje para que nos cuente la experiencia.
– ¿Y a qué llegaron?
– Bueno, ya está dicho.

#NoAlcanza